Todas las entradas de Javato

Admin

El otro día me llamaron mis amigos para ir al cine. Ya sabéis, una de esas noches tontas en las que no sales “en plan bien” y en las que la “opción cine” viene de maravilla. Fuimos a ver Doom, por mayoría, y, la verdad, yo no tenía todas conmigo. Soy un gran aficionado a los videojuegos, y el hecho de que hayan hecho una película de uno de los más míticos juegos de la Historia debería haberme llamado a la butaca en cuanto se estrenó. Pero no fue así.

El motivo es bien claro: estaba cansado de falsas promesas y de herejías constantes. Cansado de ese “los actores y creadores de la película son grandes fans del juego”, y de montones de mentiras que han tirado al traste mis ilusiones y esperanzas. Super Mario Bros, Street Fighter, Resident Evil 1 y 2… películas que hacen que el gamer se sienta estafado e insultado. Ver a mis héroes ultrajados una vez tras otra de una forma tan salvaje en esas superproducciones que “adaptan” un videojuego ha conseguido que el estreno de una película de este estilo me cause curiosidad e interés, pero al mismo tiempo desconfianza, mucha desconfianza.

Y es que estas películas (salvo contadas excepciones, como Mortal Kombat) son un simple producto comercial que se aprovecha de la estupidez del friki medio (como yo), atraído cual abeja a la miel al ver cómo se nos brinda la oportunidad de ver una gran licencia convertida en imágenes.

Aun así, y visto lo visto, fui al cine.

Y salí realmente encantado. No voy a deciros que es un peliculón, que tiene unas grandes interpretaciones, o que tiene un gran guión. Nada de eso es cierto. Pero, ¿a quién le importa? ¡Has vivido el juego! La película podrá gustaros o no, pero es indudable que es un auténtico regalo para los fans de los videojuegos en general y de Doom en particular.

Y es que el gamer es el público al que esta película va dirigido. A lo largo de toda la película, disfruté como un enano comprobando cómo los aspectos principales del videojuego han sido plasmados en pantalla de un modo que sólo un fan del mismo podría conseguir.

No tengo la más mínima duda: Doom es una película hecha por aficionados al juego para aficionados al juego. Multitud de detalles te hacen sonreír y recordar con nostalgia grandes momentos de vicio. Ya no sólo es el clarísimo guió a John Carmack (creador de Id Software, y, por ende, de Doom y Quake), sino también las armas (como la Big Fucker Gun, momento de amplio regocijo para la sala), los enemigos (verdaderamente terroríficos y calcados a los de Doom 3) y, sobre todo, la ambientación.

La oscuridad que envuelve la base de Marte y el miedo a lo desconocido te remite instantáneamente al juego, y las auténticas carnicerías que contemplas te hacen pensar qué harías tú si estuviese en esa situación. Vamos, como en el juego.

Doom, la pelicula

Pero el punto clave de la película, lo que la diferencia de de una buena película basada en un videojuego y la convierte en una auténtica joya del cine-juego es, por méritos propios, una larga secuencia ocurrida sobre el final de la película y que jamás podré olvidar: la acción del protagonista pasa a la primera persona, del que solo veremos su arma mientras acribilla una enfurecida multitud de enemigos mientras suena la cañera música de la serie. Podría decir que es un guiño, pero no sería cierto: es un auténtico regalo a los fans de los videojuegos, todo un shooter metido en l inmensa pantalla del cine. Una maravilla.

Doom, la pelicula

El modo multijugador tampoco ha sido pasado por alto. En cierto momento, cuando The Rock se queda solo junto al otro protagonista y están a punto de liarse a tiros, el hercúleo actor dice “El último hombre en pie”. Obviamente, el guiño queda mucho más patente en su versión original (Last man standing), pero qué le vamos a hacer.

Doom, la pelicula

En resumen.
Doom, la película, no significará prácticamente nada para el cinéfilo medio. Una peli de tiros, sangre y monstruos. Pero Doom es eso y mucho más. Es una de las mejores películas basadas en un videojuego que se hayan realizado. Una película en la que no te sientes insultado al ver lo que han hecho con una gran licencia y unos carismáticos personajes en aras de ganar dinero.

Doom, la pelicula Es, en definitva, una película que todo gamer debe ver, sin excepción.

La satisfacción de ver una película que busca ante todo respetar y rendir culto a la licencia que está explotando es una sensación maravillosa.

Doom es un tributo al mundo del videojuego, ni más ni menos.
Toda una sorpresa.

Javato